2013: Te propongo una vida más saludable

Ya han pasado los Reyes Magos y después de su regreso a Oriente a todos nosotros no nos queda más que reintegrarnos a nuestras actividades, con mucha pereza por supuesto, pero el nuevo año ya ha puesto su cronómetro en marcha y por lo tanto, todos a movernos y cuando digo movernos, es movernos.

Ya han pasado los Reyes Magos y después de su regreso a Oriente  a todos nosotros no nos queda más que reintegrarnos a nuestras actividades, con mucha pereza por supuesto, pero el nuevo año ya ha puesto su cronómetro en marcha y por lo tanto, todos a movernos y cuando digo movernos, es movernos.

2013 Vida más saludable

Derechos de foto de Fotolia

Todos los que trabajamos desde nuestras casas debemos prestar especial atención al tema movimiento. Sin querer, cada día llevamos una vida más sedentaria.  Si bien podemos organizar nuestra jornada diaria con más libertad, esto no es sinónimo de que la organicemos “con calidad” para nuestro bienestar físico.

En realidad, debemos luchar con dos tendencias algo complicadas de modificar. Una de ellas es que hemos creído que por ser nosotros los que organizamos nuestra jornada laboral, lograríamos trabajar menos horas y dedicar más tiempo a nuestra vida familiar y ocio. Pero… no ha resultado así. No sé vosotros, pero yo cada dos por tres me encuentro trabajando los siete días de la semana, al intentar reducir las horas de trabajo en la semana, pues no queda otra que hacerlo en fin de semana.

Pero lo que me preocupa aún más es el otro inconveniente: el sedentarismo. Si os fijáis, los días los pasamos entre estar sentados frente al ordenador, sentados hablando por teléfono, sentados frente a la tele y luego a la cama. Y así, semana tras semana.

He escuchado a muchos de mis amigos estar fastidiados por esos kilitos de más que no se pueden sacar de encima. Es que no sólo se trata de la falta de ejercicio sino que, trabajando desde casa, son muchas las facilidades para visitar la nevera.

Ya que estamos iniciando un nuevo año, y por lo tanto, comenzamos con los propósitos para  mejorar nuestra calidad de vida, es que hoy he pensado en que recordemos juntos los beneficios del ejercicio físico para nuestra salud.

Todos sabemos lo que aporta  a nuestra parte física, pero en esta ocasión hablaremos de los beneficios psicológicos que el ejercicio nos proporciona, que por otra parte no solemos escucharlo con tanta frecuencia. Sin embargo, está comprobado que el ejercicio también beneficia la salud mental y emocional, otorgándonos un gran bienestar.

Cuando realizamos ejercicio físico actuamos sobre nuestro cuerpo y esto se expande en nuestro ser a nivel químico, energético, emocional e intelectual.

Con la práctica del ejercicio que cada uno elija logramos liberar la tensión acumulada, y de esta manera disminuir el estrés, alejando así la ansiedad, la depresión y los síntomas de irritabilidad y mal humor que ésta nos produce.

También aumentamos el flujo de oxígeno al cerebro lo que repercute en una mejora de la capacidad de aprendizaje, concentración, memoria y el estado de alerta.

El ejercicio repetido nos permite alcanzar nuevas metas, lo que hace aumentar la confianza en nosotros mismos y desarrollar un espíritu de superación en los demás aspectos de la vida.

Y quien no ha escuchado hablar de la liberación de endorfinas que se produce al hacer ejercicio. Estas hormonas son las que producen la sensación de placer y euforia después de una prolongada caminata a paso firme.

La actividad física nos distrae de las preocupaciones al brindarnos diversión y al mismo tiempo logramos un estilo de vida más saludable.

El juego y el deporte son elementos fundamentales de la conducta motriz, además de ser factores de actividad física, constituyen un entramado de relaciones sociales que contribuyen al equilibrio personal, pues fomentan las relaciones interpersonales ya que son utilizadas como un medio de adecuación e inserción social.

Y ahora ¿Qué me dices? ¿Estás dispuesto a dedicarle a tu cuerpo una horita diaria para mimarlo? Hazme caso, y ya me contarás si ha valido la pena. Te espero.

 

Susana I. Fernández Capittini

Susana I. Fernández Capittini es Socia fundadora en Oficina Virtual Hoy. Ha llevado a cabo una larga trayectoria laboral en empresas de prestigio internacional desempeñándose en el Área de RRHH. Escribiendo, ha logrado mantener su vocación de comunicación con los demás por medio de sus artículos, que además implican un gran deseo de luchar por la defensa del buen uso del idioma.

  1. Hola Susana.

    Me alegra mucho que hayas tratado este tema. Puede parecer un asunto trivial, el típico propósito de año nuevo, pero no lo es en absoluto. Hace ya un mes que tomé la firme decisión de incluir el ejercicio como una parte más de esta profesión mía, que depende totalmente del ordenador. Me di cuenta de que, sino lo hacía, dentro de dos años iba a estar “hecha polvo”: el cuello, la espalda, los ojos, la zona lumbar… Ahora, dedico unas dos horas diarias al ejercicio, y estoy empezando a notar los cambios; mi experiencia coincide punto por punto con lo que planteas, incluso en cuanto a lo de las relaciones sociales, porque casi siempre voy acompañada de una amiga que se dedica a lo mismo, y el intercambio de ideas que realizamos está siendo muy fructífero para ambas.

    Un acierto tu artículo. Gracias 😉

    • Hola Amparo,

      ¡Qué bueno que el tema te haya gustado tanto! Creo que es lo que nos pasa a todos los que trabajamos de manera independiente, comenzamos haciéndonos
      el propósito de repartir bien el tiempo ya que está en nuestras manos, pero luego, como nos gusta lo que hacemos nos cuesta, como digo yo, “desprendernos de
      la silla”, y perdemos la noción del tiempo. Por suerte nuestro cuerpo protesta, y ahí sí que debemos seguir su llamado de atención. Porque al no sentirnos
      ágiles nuestra producción baja. Deberíamos darnos un respiro para salir al menos a caminar y si es como lo cuentas tú, en compañía de un buen amigo, pues llegamos
      a casa reconfortados. Te deseo un año saludable y sociable, pues nuestros amigos nos echan de menos.

      Un abrazo, Susana

  2. Hola Susana.

    Me siento muy identificado contigo cuando dices:

    “yo cada dos por tres me encuentro trabajando los siete días de la semana”

    me pasa lo mismo, tengo libertad de horarios; pero al final disponible 7 x 24.

    Felicidades por tu entrada.

    Un saludo,

    José María

    • Hola José María,

      ¡Cuánto agradezco tu participación!!!!, ya ves que somos varios los que caemos en esa dependencia.
      Deberíamos hacer un esfuerzo extra al menos pensando en nuestra familia y amigos. Ellos son los que
      están deseando disfrutar de nuestra compañía, al menos, durante un fin de semana entero.
      Pero, qué facil es decirlo!!!! Cuando algo nos apasiona y además si le sumamos el sentido de la
      responsabilidad, bueno, allí se complican nuestros propósitos.
      Gracias por tu felicitación.

      Un saludo,

      Susana

  3. Susana! No podemos estar más de acuerdo!!

    Nosotros consideramos que es necesario un momento al día para la desconexión de la vida laboral. Y con el deporte, y dedicando unos minutos al día para cada uno es la mejor manera de lograrlo y conseguir a su vez el perfecto equilibrio entre laboral y personal!

    Muchas gracias por este post! Un saludo desde nuestro blog: http://rpacomunicacion.com/index.php/blog/

    • Hola a todo vuestro equipo,

      Gracias por vuestro comentario, y en un acuerdo total con lo que comentáis. Si tomáramos por costumbre cada vez que terminamos una tarea dedicarnos
      un recreo para recuperar las energías, los resultados nos asombrarían. Muchas veces, cuando termino un trabajo que me ha dejado sin ganas para continuar
      con las tareas que me esperan, me digo: ¡Hala, a caminar unas calles y a despejarse! Y regreso totalmente renovada y con energías gracias a la oxigenación
      que recibió mi cerebro, porque eso es lo que él necesita para que nuestro trabajo siga siendo productivo.

      Ah, he visitado vuestro blog, me ha gustado mucho la Infografía. Os deseo un próspero 2013.

      Un saludo,

      Susana

Comments are closed.

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!