Cómo saber que tienes una buena oportunidad de negocio delante de tus narices y no perderla

Las oportunidades de negocio están ahí fuera esperando. Los trenes pasan y si no te subes, probablemente no volverán a pasar. No aprovechar una buena oportunidad de negocio puede ser por desconocimiento o por miedo.

Las oportunidades de negocio están ahí fuera esperando. Los trenes pasan y si no te subes, probablemente no volverán a pasar. No aprovechar una buena oportunidad de negocio puede ser por desconocimiento o por miedo. A diferencia de lo que pasaba hace unos años en España,  siguen habiendo oportunidades de mercado pero son más difíciles de discernir ya que requieren de mayores conocimientos sobre el mercado y su funcionamiento.

Cómo saber que tienes una buena oportunidad de negocio delante de tus narices y no perderla

© lassedesignen – Fotolia.com

¿Cómo saber que tienes una buena oportunidad de negocio delante de tus narices y no perderla?

1. Tener conocimientos: a mayor conocimiento sobre el proyecto y su ejecución más oportunidades de mercado. Los conocimientos se basan en la teoría y la práctica es decir en la experiencia. Ambos teoría y práctica son necesarios. La formación académica es la base y la experiencia son los cimientos para construir ese nuevo proyecto. Tener perspectivas de negocio está estrechamente relacionadas con tener conocimientos sobre el proyecto, su comercialización y su estructura empresarial.

2. Canalizar el miedo. El miedo suele surgir por dos razones principalmente. Por carencia de recursos financieros y humanos y por falta de experiencia derivado de la falta de seguridad en uno mismo por no saber hasta dónde somos capaces de actuar.

El miedo al fracaso, es un concepto cultural muy presente en el emprendimiento. Sin embargo, el cerebro funciona construyendo estructuras derivadas de nuestros conocimientos y experiencias. Por cada nueva experiencia, el cerebro intenta compararlo con experiencias vividas y en base a ello realiza predicciones, por lo que nuestro pasado va a está presente en nuestra forma de percibir nuestros nuevos proyectos.

3. Equilibro emocional. Si me sigues sabrás que escribo mucho sobre el equilibrio emocional como medio para tener la mente lo más objetiva posible. Los problemas, familiares, profesionales o de cualquier tipo interceden en la toma de decisiones. Las emociones negativas, provocadas por los problemas, o las positivas, derivadas la euforia de cualquier acontecimiento positivo, puede influir en nuestra forma de percibir la realidad y de tomas decisiones.

4. Ser usuario antes que profesional. Para tener a priori una percepción de lo que piensan y perciben los clientes en cuanto a las necesidades que se van satisfacer en el proyecto.  

5. Saber cómo desarrollar y llevar a cabo la idea. Muchas buenas ideas se quedan en eso por falta de conocimientos para llevarlas a cabo. Diseñar un plan de acción y llevarlo a cabo es el primer paso.

6. Saber cómo mejorar la idea inicial. Para darle tu propio toque, en función de tu experiencia y conocimientos es tu toque personal que va hacer que el proyecto sea completamente diferente al de otra persona.

7. Trabajar con un socio que te pueda aportar parte del conocimiento y reducir costes e inversión. No podemos hacer todo uno mismo. Trabajar con un socio al que respetes y te respeten puede ser una buena opción, sobre todo,  cuando entre ambos podéis llevar a cabo su desarrollo al tener conocimientos complementarios y necesarios e incluso realizar una inversión para diversificar el riesgo. Ten en cuenta que los costes son inversamente proporcionales al nivel de conocimientos de los socios en el desarrollo del proyecto.

8. Ser flexible para llevarlo a cabo. No me olvido de la financiación. Para llevar a cabo la mayoría de los proyectos se necesita dinero, pero con flexibilidad y creatividad se puede intentar paliar. No es fácil pero se puede conseguir. Desde comercializar online, hasta contratar alianzas para  compartir gastos. A menos dinero más creatividad necesitas.

9. Ser capaz de obtener resultados a medio plazo. Los proyectos necesitan tener su tiempo para materializarse y llevarlos a cabo. Mientras tanto hay que seguir comiendo y pagando facturas. Por lo que tener otras fuentes de ingresos para darle tiempo a que se lleve a cabo.

10. Con unos costes fijos bajos. La mayoría de los negocios dejan de existir por tener unos costes fijos demasiado alto y que no están cubierto por las ventas.

11. Tener un blog para comunicar el nuevo proyecto. Si no lo tienes desde diez-euros.com te podemos ayudar a conseguirlo.

Me gustaría tu opinión ¿cómo detectas las buenas oportunidades de negocio para que no se te escapen?

Sonia Rujas

Sonia Rujas es economista, profesora de marketing en la Universidad de Alicante y directora de Rujas Consultores. Ha trabajado durante 13 años en comercio internacional y post-venta. Empezó a escribir su primer blog en marzo 2011 con el objetivo de transmitir su experiencia en ventas, distribución en comercio internacional y en estrategia y comunicación en Marketing 2.0 con pequeños comercios.

 

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!