¿Qué necesito para convertir un contenido en viral?

El éxito o fracaso en la red se mide por el impacto que ha tenido lo que se ha lanzado en Internet. Con un contenido viral conseguiremos una gran difusión.

Como sabéis, el éxito o fracaso en la red se mide por el impacto que ha tenido aquello que se ha lanzado en Internet. Por ejemplo, para saber que algo ha impactado tomamos como medida el número de retuits, las veces que se ha compartido en Facebook un contenido o el número de visionados de un vídeo en Youtube.

Qué necesito para convertir un contenido en viral

© treenabeena – Fotolia.com

¿Qué es el marketing viral? Es algo muy valorado por los marketeros ya que cuando se consigue un contenido viral, habremos logrado una enorme conexión entre la marca y el usuario. Y eso es lo más que alguien puede esperar de su marca o negocio.

Un viral hace que el mensaje se expanda a esferas inimaginables, consiguiendo incluso mejores resultados que una campaña de marketing (donde nos hemos dejado tiempo y dinero) y llegando a lo más profundo del consumidor, algo muy difícil de conseguir.

Y, ¿cuáles son los secretos para conseguir esta viralidad? Ojalá existiera unas pautas para conseguir esto, aunque nos tiráramos meses intentándolo. Pero lo cierto es que no, no existe ningún método. Lo único que podemos hacer es seguir unas técnicas que nos ayudarán a que el contenido llegue a una enorme audiencia y se convierta en viral.

Como he dicho antes, conseguir un contenido viral es lo máximo para una empresa. Por el simple hecho de que a cuantas más personas llegue el mensaje, más visible será el nombre de la marca y mayores probabilidades de conseguir clientes tendremos.

Aunque muchas empresas utilizan los factores adecuados para crear un contenido viral (contenidos de calidad, información útil para el usuario, imágenes y vídeos), esto no quiere decir que tengan éxito. Una de las cosas a la que tenemos que prestar especial atención si queremos tener un gran impacto es al aspecto emocional del público al que nos dirigimos.

Las emociones

Las emociones son las que motivan y despiertan en los usuarios ver un vídeo y luego compartirlo por sus redes sociales.

¿Os acordáis del famoso vídeo de Ikea del año pasado? El vídeo “La otra carta” revolucionó a medio mundo. Un experimento que Ikea realizó con 10 familias reales para que los padres comprobaran qué les pedían sus hijos por Navidad. La respuesta de los niños, inesperada por todos, fue pasar más tiempo con sus seres queridos. Esto, sumado a que era una de las épocas más emotivas del año, cobraba aún más emotividad.

O por qué no recordar el famoso cajero de la felicidad de Coca Cola. El vídeo consistía en un cajero que te permitía sacar 100 euros sin tarjeta, con la condición de compartirlo para hacer felices a los demás. Entre las opciones del cajero estaba regalar pañales a una embarazada, dejar una sorpresa en la puerta de un vecino o invitar a almorzar a un taxista.

¿Veis a lo que me refiero cuando hablo de emoción?

Está comprobado científicamente que una persona está más motivada a actuar y compartir cuando tiene delante un contenido positivo, con emociones y que le transmite buenas vibraciones.

Otras técnicas

Además de la emoción, ¿qué otras técnicas necesito para conseguir un contenido viral?

1. El humor

Muchos usuarios utilizan las redes sociales para desconectar del mundo, como entretenimiento, para pasar un rato divertido. Intenta amenizarles el rato con un contenido que le provoque risas y que quieran compartir con sus amigos.

2. La humanización

Con esto me refiero a las producciones caseras hechas por una marca con el fin de provocar una reacción en el usuario. Por ejemplo, cuántas veces se han compartido los típicos chistes por Whatsapp o algún vídeo casero divertido.

Muchas empresas triunfan con esta técnica porque muestran su parte más humana, al ser ellos los creadores de esas parodias sencillas y fáciles de entender.

3. Lo visual

En las redes sociales llama más la atención una imagen o un vídeo que un texto largo, es decir, tiene más posibilidad de compartirse. Por ello, han tomado un papel importante las infografías.

4. ¿Se puede compartir?

Añade los botones de las redes sociales donde publiques tu contenido. Y pónselo fácil a los lectores para que compartan el contenido.

Además, intenta publicar el contenido en todas las redes sociales donde tengas un perfil creado. Eso sí, adaptando el título, el contenido del mensaje, la imagen…, en cada plataforma.

5. Contactar con influencers

Identifica a influencers en las redes sociales y consigue que difundan tu contenido para aumentar el alcance. Los inflencers son personas que tienen una gran cantidad de seguidores, por lo que si difunden tu contenido, llegará a más gente.

 

Edith GomezEdith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.


 

Tagged with
Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!