9 errores que costaron dinero a sus empresas

Todos estamos expuestos a los errores en nuestros trabajos. Pero no todos nuestros errores tienen las mismas consecuencias.

Todos estamos expuestos a los errores en nuestros trabajos. Pero no todos nuestros errores tienen las mismas consecuencias.

9 errores que costaron dinero a sus empresas

Si un cirujano se equivoca, puede costarle la vida a alguien, si un paramédico lo hace, pone en riesgo la recuperación del paciente. Si un dueño o director de una empresa se equivoca, puede perder millones de euros, e incluso, la propia empresa.

Centrémonos en el segundo tipo de error: el que cuesta dinero o empresas.

Estas son las peores decisiones de negocios en la historia reciente.

1. Dejar ir a Star Wars

Todos sabemos que Star Wars es una máquina de hacer dinero: el merchandising, licencias, y las propias películas generan miles de millones de dólares. La marca por sí sola tiene un valor de 10 mil millones de dólares. Todo pertenece actualmente a The Walt Disney Company, y anteriormente, a George Lucas.

Pero todo pudo ser diferente. En 1977, cuando la primera película aún era un proyecto, y Lucas buscaba financiación. Para minimizar pérdidas, 20th Century Fox le cedió a George Lucas todos los derechos de comercialización de la marca, para no pagarle en sueldo, tan solo 20 mil dólares

2. Negar la patente del teléfono

Todos conocemos a la empresa Wester Union, empresa de envío de dinero y mensajería, fundada en 1851. En 1876, ya como una enorme empresa, recibieron la oferta de venta de una patente de un científico llamado Alexander Graham Bell: la patente del teléfono.

Bell pedía 100 mil dólares, y William Orton, presidente de la compañía, reunió a los ejecutivos para valorar la oferta. Wester Union dijo que la patente “carecía de intereses comerciales” y tan solo era un “jueguete eléctrico”.

Un año después, en 1877, Bell fundó a Bell Telephone Company, actualmente AT&T, y Orton dijo que, en ese momento, 25 millones por la patente que rechazó un año antes, le habría parecido una ganga.

3. No comercializar el ordenador personal

En 1973, Xerox desarrolló un ordenador llamado Xerox Alto: tenía teclado, ratón, impresora, sistema operativo GUI… vamos, un equipo muy adelantado a la época.

Mientras en cualquier ordenador debías escribir códigos para que se ejecutaran, con el Xerox Alto usabas el ratón en una pantalla con gráficos.

Xerox no le vio potencial a su idea, y comercializó tan solo 2.000 unidades en universidades y en sus propias oficinas.

Cuando Steve Jobs visitó Xerox en 1979, vio el potencial del equipo, y emuló su facilidad a su empresa, lanzando Macintosh y Lisa.

El mismo Jobs dijo que si hubiese querido, Xerox habría dominado la informática y no Microsoft ni Apple.

4. Un suicidio en forma de larga agonía

Yahoo fue en los 90 e inicios de éste siglo, lo que hoy es Google: dominaba las búsquedas y las innovaciones tecnológicas, como su correo, chat, y demás marcas satélites.

Pero tal parece que tenían una intención de desaparecer, y tomaron una serie de decisiones en los últimos quince años nada afortunadas.

  1. En 1997 rechazaron la compra de Google por 1 millón de dólares
  2. En 2003, volvieron a rechazar la compra de Google por 3 millones
  3. Rechazaron la compra de Facebook por mil millones de dólares. Zuckerberg rechazó los 850 millones que ofreció Yahoo.
  4. En 2008 rechazaron una oferta para ser vendida a Microsoft. Rechazaron 44 mil millones de dólares.

Al final, Verizon compró Yahoo por tan solo 4.48 billones de dólares.

5. ‘Regalar’ la plataforma DOS

En 1980, IBM era el rey de la industria informática. Cuando se acercó a Bill Gates para desarrollar un sistema operativo, aprovechó la oportunidad, proporcionando PC-DOS a cambio de $ 80,000 con la estipulación de que Microsoft podría conservar los derechos de autor de la plataforma.

Microsoft a su vez creó el sistema MS-DOS, generando una revolución de software y asegurando que la compañía gobernaría la industria durante las próximas tres décadas

6. Retrasar la innovación te puede costar la vida

Eastman Kodak desarrolló la cámara digital en 1975, pero no invirtió en la tecnología por temor a que socavara las ventas de su negocio de películas: los ejecutivos de Kodak no previeron la eventual declinación de la película.

Solo cuando la popularidad de la película comenzó a disminuir a mediados de la década de 1990 en favor de la fotografía digital, la empresa ingresó al mercado digital. Pero competidores como Fuji y Sony ingresaron al mercado más rápido y Kodak nunca pudo capitalizar completamente el producto que realmente inventó.

En 2001, la compañía estaba en segundo lugar, solo detrás de Sony en el mercado de cámaras digitales, pero perdía $60 en cada cámara vendida.

En 2010, ocupó el sexto lugar en el espacio de la cámara digital, que a su vez comenzó a disminuir con la llegada de los teléfonos inteligentes y tabletas.

Las acciones de Eastman Kodak alcanzaron su punto máximo en 1997 a más de $ 94 por acción, prueba de que a menudo se necesitan varios años para que las malas decisiones destruyan grandes corporaciones.

Para 2011, la acción había caído a 65 centavos por acción, y la compañía se declaró en bancarrota en diciembre de ese año.

7. No dar tiempo a tus inversiones

Todos sabemos que Steve Jobs y Wozniak son los cerebros detrás de Apple, la empresa tecnológica más valiosa en la actualidad.

Pero había un tercero poco conocido: Ronald Wayne.

Trabajó como supervisor administrativo de la empresa. También dibujó el primer logotipo de Apple, escribió el acuerdo de asociación original de los tres fundadores y escribió el manual de Apple I.

Tenía una participación del 10% en Apple, pero la liquidó rápidamente por $ 800 USD 11 días después de la fundación de Apple. Temía por la vida de la startup y abandonó la empresa 11 días después de la fundación de Apple.

Steve Jobs le insistió en varias ocasiones para regresar a la compañía; él declinó.

A partir de marzo de 2018, si hubiese mantenido la participación del 10%, valdría más de $ 84 mil millones.

8. El ‘efecto Ratner’

Gerald Ratner fue director ejecutivo de la principal compañía británica de joyería, Ratners Group (ahora Grupo Signet). Logró notoriedad después de pronunciar un discurso en el que bromeaba diciendo que el producto de su propia empresa era “basura total”. Combinó esto al comentar que algunos de los pendientes de la compañía eran “más baratos que un sándwich de gambas, pero probablemente no durarían tanto”.

Esta declaración inadvertidamente eliminó £500 millones del valor de la compañía y causó que la compañía casi se colapsara. Este caso ahora se conoce como efecto Ratner.

9. Comprar MySpace y rechazar a Facebook

A principios de 2005, MySpace rechazó una oferta para comprar Facebook por $ 75 millones.

Más tarde, el multimillonario de News Corp., Rupert Murdoch, compró MySpace en 2005 por $ 580 millones. De acuerdo con el cofundador de MySpace, DeWolfe, Murdoch ahuyentó a los usuarios con anuncios destinados a generar ganancias demasiado rápido. Prometió enormes ingresos a Wall Street y luego, los usuarios abandonaron MySpace y se unieron a Facebook sin anuncios.

Murdoch vendió MySpace en 2011 por unos insignificantes $ 35 millones, y admitió a través de Twitter: “nos equivocamos en todas las formas posibles, aprendimos muchas lecciones costosas y valiosas”.

¿Qué nos enseñan las peores decisiones comerciales en la historia?

Sin dudas, estas son algunas de las peores decisiones comerciales que se hayan tomado, y cada una de ellas tiene una lección para nosotros. No podemos tomar la decisión correcta cada vez, pero debemos considerar las oportunidades con un poco más de mente abierta y no dejar que nuestro ego o nuestras ilusiones afecten el proceso de toma de decisiones. Quizás la oportunidad que planeas rechazar es la que deberías tomar.

 

559da24711cbca8d028bcfc6b6d3f03dEdmundo Pérez es licenciado en Administración, mexicano y radicado en Cáceres, instructor de diseño web en Flash cuando todos lo usaban, fascinado por la difusión de la ciencia y la cultura y aprendiz de Inbound Marketing, comparto lo que he aprendido de ello en Branketing.

 

 

  1. Esta genial tu post ajjaja, me ha dado risa el de Star Wars, quien lo diria.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!