El mercado siempre nos da una oportunidad

Mucho se habla de si el mercado está o no está saturado, depende a quien le preguntes te dará una u otra respuesta, lógicamente en un mundo globalizado solo faltaba que no estuviera saturado.

Mucho se habla de si el mercado está o no está saturado, depende a quien le preguntes te dará una u otra respuesta, lógicamente en un mundo globalizado solo faltaba que no estuviera saturado 🙂 .

Abriéndote camino

Derechos de foto de Fotolia

No importa que el mercado esté saturado, siempre existe cabida para un nuevo competidor, lo importante es descubrir dentro de este mercado donde hay una brecha para así nosotros poder introducirnos en él, aportando entonces sí nuestro talento y capacidad.

A mí desde bien joven me enseñaron lo siguiente e imagino que  a todos vosotros también:

“David si vas a montar una zapatería hazlo en una calle que esté llena de zapaterías, no pienses en hacerlo donde no las hay”

Y  claro uno piensa, mejor irme donde no las hay no?, falso, mejor donde están todas, lo lógico es quien decide ir de compras por esa calle saturada de zapaterías aumente tus posibilidades de venta no?.

Tras esta pequeña introducción y después de leer y oír siempre lo mismo, ver que por un lado se anima a la población a emprender y por el otro a que no se emprenda,  con la excusa que el mercado está saturado, uno llega a la conclusión que lo mejor es no escuchar a nadie y seguir el camino lógico de cualquier emprendedor.

Dejémonos de falsos tópicos y retrocedamos en el tiempo, yo no soy ni quiero ser experto en temas económicos, pero sí que soy y pretendo ser experto en mis pensamientos y raciocinios, hace 200 años lógicamente el mercado también debía estar saturado, a su manera pero seguro que lo estaba, entre otras cosas y la principal, que los únicos que podían comprar eran cuatro, el resto ni contaban ni existían, entonces, quien quería ser emprendedor que hacía? Quedarse quieto o emprender? Seguro que emprender.

Pero lo mismo que hace 100 años, y 50 y 20 y ayer, siempre nos vamos a encontrar que el mercado está copado, pero que a su vez al estar vivo este mercado nos va a dar la oportunidad de pertenecer a él, el resto del camino una vez dentro va a depender ya de otros muchos factores, pero oportunidad si nos va a dar.

Ahora bien, esta oportunidad que nos brinda el mercado no es gratis ni fácil, para entrar debemos ser conscientes que nos encontramos ante un cliente cada vez más exigente, un cliente muy cambiante y muy pendiente de las tendencias, por eso debemos tener la capacidad de leer lo que busca, marcarnos objetivos de excelencia de producto/servicio y sobre todo no dejar de pensar que lo que haces TU el de al lado también lo hace y posiblemente mejor.

No debe asustarnos la competencia, al contrario agradezcamos que existe, siempre debemos ponernos en la piel de nuestros consumidores y pensar que es lo que buscan y una vez han decidido escogernos debemos pensar y analizar porque a nosotros y no al de al lado, si lo hacemos seremos capaces de fidelizarlos, y aun así sabiendo que mañana nos pueden cambiar.

 “Cada emprendimiento estimula la imaginación de quienes lo contemplan y libera la creatividad de todos los demás. Los innovadores de la ciencia, el arte, la tecnología, la empresa, son los motores de arranque para los grandes procesos históricos que han marcado la ruta del progreso de la humanidad”.

Así, si eres de los que tiene una idea de proyecto pero piensas que el mercado ya está saturado no dudes que va a estarlo igualmente contigo que sin ti, por eso animate y haz realidad tu sueño de emprendedor.

Un saludo,

🙂

David Fabrés

 

David Fabrés, es CEO en Locos by Friday, y colaborador en HoyOnline.tv. Escribe para emprendedores en los blogs: Hispanonetworkers donde está publicando 365 recetas para emprendedores, donde cada día publica una y en Networkersmoney.com. Se le puede seguir también también a través de Facebook en RecetasParaEmprendedores.

  1. Esta es una de mis fábulas preferidas:

    Un granjero tenía sólo un caballo. Un día el caballo se escapó.

    Todos los vecinos llegaron diciendo, “Lo siento tanto. Esta es una muy mala noticia. Debes de estar muy molesto”. El hombre simplemente respondió, “Ya veremos”.

    Unos días después su caballo volvió con veinte caballos salvajes. El hombre y su hijo metieron a los 21 caballos en el corral.

    Todos los vecinos llegaron diciendo, “¡Felicidades! Esta es una muy buena noticia. Debes de estar muy feliz”. El hombre simplemente respondió, “Ya veremos”.

    Uno de los caballos salvajes golpeó al único hijo del granjero, rompiéndole sus dos piernas.

    Todos los vecinos llegaron diciendo, “Lo siento tanto. Esta es una muy mala noticia. Debes de estar muy molesto”. El hombre simplemente respondió, “Ya veremos”.

    El país entró en guerra, y todo hombre joven y en buena condición física fue reclutado para luchar. La guerra fue terrible y mató a todos los hombres jóvenes, pero el hijo del granjero se salvó, ya que sus piernas rotas evitaron que fuera reclutado.

    Todos los vecinos llegaron diciendo, “¡Felicidades! Esta es una gran noticia. Debes de estar muy feliz”. El hombre simplemente respondió, “Ya veremos”.
    Reflexiones

    En el transcurso de la vida pasan cosas buenas y cosas malas, todas ellas le dan forma por igual, todas ellas te dan forma a ti por igual. Sin estos acontecimientos, tanto los buenos como los malos, tú hoy no estarías donde estás ni serías quien eres.
    Hay cosas que simplemente no puedes controlar. Suceden y punto. El azar juega un papel importante en nuestras vidas, unas veces juega a nuestro favor, otras en contra. Acéptalas y no digas nada.
    De nada sirve compadecerse de la mala fortuna, ni alegrarse en demasía de la buena, pues ambas son pasajeras. Vienen y van. Vivimos en una constante incertidumbre, por ello, no des nunca por sentada una condición o estado de las cosas en tu vida.
    Lo que en apariencia era malo o contrario a nuestros intereses, con el tiempo resulta ser bueno o favorable a nuestros intereses. De lo malo nace lo bueno, de lo bueno nace lo malo.
    No pierdas el tiempo juzgando tu vida, simplemente vívela.
    Disfruta de la vida a pesar de las circunstancias.
    La vida es como un puzzle. Lleva tiempo descubrir cómo encajan las piezas, pero encajan.

Comments are closed.

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!