No te quedes quieto cuando estés en paro

Si has perdido tu trabajo tienes un gran camino por delante: encontrar un puesto de trabajo. Desesperarse no es una opción. Actívate y cambia tu situación.

Si hace poco que has perdido tu trabajo o llevar algún tiempo buscando, recuerda que tienes un gran camino por delante: encontrar un nuevo puesto de trabajo. Desesperarse no puede ser una opción. Lo que debes es activarte lo antes posible y cambiar tu situación.

No te quedes quieto cuando estés en paro

© vege – Fotolia.com

No seas ni pienses como un parado

Este pensamiento no te va a conducir a nada en la situación laboral que vivimos. Si ya no tienes un trabajo o empiezas a sentir desesperación del que llevas algún tiempo buscando y no encontrando, debes tener en cuenta que la situación laboral no te dejará descansar aunque te sientas desanimado.

Anímate cuanto antes y desarrollar habilidades nuevas. Debemos buscar fórmulas para rastrear puestos de trabajo y podemos pensar cambiar totalmente nuestra carrera profesional.

Debemos buscar empleo de forma eficaz y aprender a saber vendernos

Lo primera es generarte tu tarjeta de presentación. Quizás no haya realizado un pronóstico acerca de tu puesto de trabajo, de tu profesión o de sector de actividad donde te mueves. Esto resulta básico ya que el mercado laboral cambia cada vez más más rápido y es cada vez más difícil encontrar alguien que nos de consejos sobre el futuro profesional.

Puede ser que no encajemos en los puestos de trabajo en los que has estado buscando hasta este momento, y quizás se debe revisar nuestro currículum, si nos adaptamos al mercado laboral, qué estás enseñando a los seleccionadores, si somos capaces de cambiar lo que no está funcionando en nuestra búsquedas y en los procesos de selección en los que postulamos, incluyendo las entrevistas.

Lo primero que nos debemos plantear es el diseño de nuestro plan de carrera y conocer que estamos buscando en el mercado laboral.

Aunque tengamos la necesidad de optar por diferentes estrategias no convencionales que nos diferencien ante los seleccionadores, tenemos que tener en cuenta que nuestro currículum sigue estando presente en el proceso de selección. Nuestras redes sociales o la marca personal son formas de contacto para impactar a los seleccionadores, pero cuando se produce el contacto, lo que se da es el repaso del currículum, por tanto, sigue siendo la herramienta con más presencia a la hora de encontrar nuestro empleo. En la actualidad se reclutan por otros canales como Linkedin, Facebook, Twitter y, por tanto, estamos cambiando la forma de difundir la oferta de trabajo, pero con el currículum se sigue revisando la trayectoria profesional y nuestras referencias.

Para convencer a los seleccionadores hace falta un trabajo previo ya que no se trata de que nos conozcan, sino de saber lo que quieres y lo que las empresas necesitan en realidad. Tenemos que dominar los cambios y las nuevas tendencias en el mercado laboral.

Debemos adoptar una nueva actitud

Nadie nos va a decir que estar en paro es para estar orgulloso, pero en el nuevo mercado del trabajo y con la transparencia de las redes sociales, de nada te sirve esconderte y no aceptar la realidad.

Adoptar una nueva actitud y vivir la búsqueda sobre una dedicación específica, ser más una filosofía y una identidad que nos puede ayudar a encontrar el trabajo, es decir, ser un profesional de transición.

Convertirnos en un nuevo profesional

No debemos pensar que esta situación no tiene solución. Esta situación implica una oportunidad para reciclarnos, actualizarnos y analizar qué profesionales son los emergentes y, por tanto, los más demandados.

En la actualidad la formación académica o conocer idiomas ya no son suficientes.

Las capacidades que tenemos se van quedando con mayor rapidez obsoletos, y aparecen nuevas exigencias profesionalmente de forma constante. Podemos seguir algunos pasos:

  • Las empresas buscan profesionales que demuestren cada vez más creatividad en la manera de obtener sus resultados y que sean muy adaptables a nuevos entornos.
  • Desarrollar capacidades para trabajar en entornos cambiantes, y con gran capacidad para la toma de decisiones, reaccionar inmediatamente ante las situaciones de cambio.
  • Adaptabilidad, autoaprendizaje, la capacidad de reciclarse o la habilidad de ser multidisciplinar.
  • Capaces de trabajar en diferentes puestos.
  • Tener habilidades relacionales y comunicativas.
  • Movilidad geográfica.

Revisar tus aportaciones en las redes sociales

De momento el currículum todavía sirve, sólo la evaluación de éste no es el único factor para valorar a una persona. Nuestra huella digital influye en la valoración, para verificar y contrastar nuestra información. Tenemos que aprender a gestionar nuestras redes sociales y crearnos una marca digital efectiva en las redes. Nuestra marca digital es imprescindible si se busca un cambio profesional o rastreamos un puesto de trabajo.

Ser capaz de dar un cambio a nuestra vida laboral

Más profesionales dejan sus puestos de trabajo o sus empresas para dedicarse a carreras o actividades que nada tienen que ver con lo que habían hecho hasta el momento. En épocas de crisis se valora la estabilidad en el puesto de trabajo, pero esto no quiere decir en el mismo puesto de trabajo o en la misma empresa, sector, o en la misma carrera profesional. Si tu búsqueda de trabajo no funciona quizás nos tenemos que plantear un cambio.

Tampoco podemos descarta la posibilidad de dar marcha atrás en nuestra carrera profesional. Esta decisión, en otros tiempos no se veía bien, nos puede dar una oportunidad para seguir otro camino en nuestro futuro profesional.


Raúl JaimeRaúl Jaime es profesor en IEBS Business School en varios programas Máster, emprendedor de Empresa Formación y profesional del sector de finanzas. También investiga sobre la creatividad e innovación en la empresa.



Tagged with