Nuevas formas de contar…

Nos gusta la definición de storytelling de química visual: Storytelling es aquello que nos emociona y nos conecta con otros seres humanos.
Visto así, el storytelling no es una acción sino un trasfondo, un modo y forma de comunicarse y decir, de hacer ver, hacer entender y sentir; y eso nos lleva al cómo, del que algo hemos hablado a cuenta del término acuñado por Jenkins –transmedia storytelling-.

Nos gusta la definición de storytelling de química visual: Storytelling es aquello que nos emociona y nos conecta con otros seres humanos.

 Narrativa transmedia

Derechos de foto de Fotolia

Visto así, el storytelling no es una acción sino un trasfondo, un modo y forma de comunicarse y decir, de hacer ver, hacer entender y sentir; y eso nos lleva al cómo, del que algo hemos hablado a cuenta del término acuñado por Jenkinstransmedia storytelling-.

¿Qué es en realidad todo esto? ¿qué hay detrás de tanto término y tanto análisis? La verdad es que, de un modo u otro, en lo básico y esencial, en lo práctico, lo hemos ido desentrañando, la narrativa transmedia es una forma de contar historias que supone un cambio sobre el modo en que se ha venido haciendo a lo largo de la historia de la humanidad, otros hitos y momentos de cambio ha habido en las formas pero quizá éste sea uno de los cambios más profundos, y no es que el ser humano del SXXI difiera tanto del del siglo XX, al menos hasta ahora, es la tecnología que todo lo afecta y todo lo cambia.

Esta nueva narrativa, esta nueva forma de contar se ha convertido en una poderosa herramienta de marketing… y como toda herramienta tiene sus riesgos que no siempre son directamente proporcionales al uso, bueno o malo, que se haga de ella.

La peculiaridad y la novedad más importante que supone la narrativa transmedia no es quizá, aun siendo muy importante, la variabilidad de medios que soportan la historia o el modo en que ésta se desarrolla sobre ellos, sino la reciprocidad; las cosas ya no funcionan del modo ‘yo cuento y tú escuchas’, ahora ‘yo cuento y tú respondes o no. Y, personalmente, en ese ‘o no’ veo yo mucha miga.

En los blogs y publicaciones se comenta, en las redes de interactúa, a todos los niveles las compañías ‘cuentan’ y dejan abierta la puerta para escuchar lo que les contemos… con más miedo que vergüenza en muchos casos. Diréis que no han corrido ríos de tinta sobre cómo gestionar una crisis en redes sociales, sobre como atender a un cliente descontento o cómo manejar una situación de publicidad negativa sobre una firma pero ¿y si el problema es que no hay respuesta?

La narrativa transmedia exige en muchas ocasiones y en función de los medios sobre los que tome forma, un nivel de respuesta y mientras tememos lo que nos pueden responder olvidamos que pueden no responder dejando nuestro mensaje incompleto e inconcluso, nuestra historia a medio hacer sin que uno de los narradores elegidos narre nada.

El crecimiento y la difusión de la historia, y con ello el éxito de una campaña de marketing, depende de la respuesta del interlocutor, de ahí que la capacidad de dinamización sea importante… pero no sólo eso, volvemos aquí al punto en que nos posicionamos una y otra vez, artículo a artículo en esta columna nuestra de cada jueves: quien siente, recuerda, comparte y responde, quien no siente olvida.

Berta Rivera es una filóloga que trabaja en ventas, relata en loff.it, escribe un blog (ahora vergonzosamente desactualizado) y cuenta cuentos al caer la noche por esas cosas de la maternidad. Me declaro fan de la creatividad aplicada a la vida, a las pequeñas cosas y a la comunicación… porque las cosas no se dicen, se cuentan.

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!