Otra vez martes, y no sé de qué hablar…

Martes, Miércoles o Jueves… te has comprometido a escribir un post un día determinado y estás bloqueado dando vueltas a posibles temas sin saber centrarte.

Martes, o Miércoles o Jueves… lo importante aquí es que te has comprometido a escribir un post un día determinado y te estás bloqueando dando vueltas a posibles temas, sin saber muy bien en qué centrarte.

Otra vez martes, y no sé de qué hablar...

© Rawpixel – Fotolia.com

Puede que te pase al principio, cuando no has generado todavía mucho contenido y no lo tengas “por la mano” como se suele decir, o puede que hayas escrito muchos y parece como que se te acaban las ideas, creyendo que a lo mejor abordas un tema del que ya has hablado y a tu lector no le va a interesar.

Si escribes una vez por semana, crees que una vez lo publicas todavía falta para el siguiente y te centras en otros aspectos de tu negocio, marketing, ejecutar el servicio o producto que ofreces, formaciones, escribir otros post para otros blogs o plataformas, desarrollo de negocio, etc. Sin darte ni cuenta ya ha pasado otra semana, te entran las prisas, no sabes de qué hablar, ni qué puntos tratar, ni lo has estructurado, ni nada parecido, te bloqueas porque sabes que no puedes escribir de cualquier cosa ni de cualquier manera.

Quieres cumplir con lo que te has comprometido, aunque en el fondo sabes que si lo haces con prisas no estás ofreciendo algo pensado, reflexionado, de calidad, como tus lectores están acostumbrados.

Normalmente suceden dos cosas: o entras en pánico (cosa que no te ayuda a escribir fluidamente) o escribes cualquier cosa para salir del paso (tus lectores lo notarán y sabrán que estas cubriendo el expediente, pero no estás pensando en ellos en realidad)

¿Por qué me pasa esto…?

Por varias razones, aunque a simple vista puede parecer una falta de planificación. El tener bien estructurado los temas que tratas, tu contenido y cómo lo orientas no solo es fruto de tener un calendario editorial para saber de qué hablar cada semana, sino también por haber diseñado una estrategia efectiva que te ayude a alcanzar objetivos.

¿De qué sirve generar contenido, aunque sea útil, si no sabes por qué y para que lo haces?

¿Te está sirviendo? ¿Te está dando resultados?

Ni idea…

Hay algunos buenos post con consejos que pueden ayudarte a encontrar temas sobre los que hablar o trucos para inspirarte,  como escribirlos o como enfocar tus artículos, pero el contenido que generas tiene que estar orientado a conseguir algo en concreto.

Vamos allá…

Ten clara la estrategia que usaras en función del objetivo que quieras conseguir

Para saber que quieres conseguir con tus artículos, es necesario que te preguntes que pretendes conseguir con tu blog, ¿ofrecer información sobre tu sector? ¿Crear una comunidad? ¿Generar confianza para que se conviertan en clientes? ¿Posicionarte en tu nicho? Es posible que sea una mezcla de varios aspectos, pero tienes que pensar que cada artículo debería ir enfocado a un objetivo concreto, así que organiza tu calendario editorial acorde a ellos.

Si por ejemplo quieres lanzar un infoproducto, sería conveniente planificar los posts anteriores al lanzamiento alrededor de esa temática, hablando de las posibles objeciones para adquirirlo, por ejemplo. Si quieres posicionarte, enfócalo con entrevistas a personas relevantes de tu nicho, o a hablar de algún caso de éxito, o de estudio, o sobre la opinión de tus seguidores o clientes como prueba social.

¿Ves por donde voy…?

Cuando lo tengas, relee y piensa como impactará lo que le cuentas a tu lector ¿se quedará indiferente? ¿Le hará reflexionar? ¿Aprenderá algo? ¿Dejará de sentirse un bicho raro? Comprueba que cumple tu objetivo.

¿A quién le hablas y para qué? Escucha y pregunta

Ten siempre en cuenta a quien te diriges. Lo sé, lo has leído un millón de veces… pero será por algo. Como más específico seas en tu nicho, más ahondarás en sus pensamientos, sus sentimientos, sus problemas, más podrás conectar con él y podrás ayudarle mejor.

Una buena forma es preguntando. Pregunta a tu comunidad, haz encuestas, regala algo a cambio si hace falta (ya sabes que la gente es un poco cómoda y por diversas razones a veces le cuesta participar). Haz preguntas por email, en tus posts, en redes sociales, como más hagas, más material tendrás. Si hace poco que has empezado y no tienes mucha interacción, observa los comentarios en otros blogs que traten de tu misma temática y quédate con lo que piensan y necesitan.

Algo tan sencillo como escuchar, siempre es muy valioso.

Planifica tu calendario editorial

Ya hemos hablado en el primer punto sobre planificar tu contenido (con el objetivo, ¿recuerdas?). Coge un calendario con los tres próximos meses y anota acciones que quieras llevar a cabo, lanzamientos, formaciones, actos, colaboraciones, etc. Y en base a ellos y teniendo en cuenta los temas en los que te centras, programa los posibles títulos de tus publicaciones y un breve resumen para cada uno de ellos.

Dedica un día a escribir varios y los guardas en una carpeta, te servirán para cuando una semana no tengas tanto tiempo y puedas cumplir con los plazos.

No te comprometas a lo que no puedas abarcar, no te agobies

El compromiso de escribir una vez por semana, o las que sean, es tuyo, así que no lo hagas, a no ser de que veas claro que lo puedas llevar a cabo. Hay que ser coherente, si decimos una cosa, hay que cumplirla para que confíen en que hacemos lo que decimos.

Aunque esta regla no tiene que ser extrema. ¿Te contradices? No, te lo cuento…

Es cierto que hay que cumplir, pero somos humanos, nos pasan imprevistos y puede ser que no lo hayamos preparado. Dilo con toda naturalidad, cuéntales lo que ha pasado… le puede pasar a cualquiera. Aunque no puedes abusar de ello, hay gente que tiene excusas para todo constantemente y no te van a tomar en serio si cada semana te ocurre algo. Entonces es mejor que no te comprometas a un día en concreto o lo hagas con más distancia entre ellos.

Dedica un día de vez en cuando a repasar si quieres hacer mejoras o vas en la línea que quieres

Tu negocio, tu blog y tú evolucionáis, por tanto es normal que vayamos ajustando los objetivos y lo que queremos conseguir con cierta flexibilidad. Bien porque lo reorientamos o bien porque queremos algo diferente. Así que dentro de tu programación, aquella que hiciste hace tres meses, puede que tengas que hacer ajustes. Destina un día cada dos semanas más o menos a valorar si quieres seguir la línea que llevas o quieres hacer algún cambio.

Rectificar contenidos te va a ayudar a reajustar metas si fuera necesario.

Arranca de una vez

A veces vamos dando vueltas y vueltas, pensando como orientar un artículo. Escribe desde el corazón, desde tu experiencia, deja de pensar, de visitar otros blogs que traten temas parecidos. Los blogs que sigues tienen que inspirarte, pero si quieres contenidos genuinos, conecta con tu interior, con los que piensas, con lo que crees y lo que sientes. Luego ya lo reescribirás.

Tememos la hoja en blanco porque no sabemos por dónde empezar, pero en realidad no importa, previamente habrás creado una estructura mínima, titulo, introducción, desenlace y conclusión, pero yo a veces he empezado por el final o por la mitad. Ya sé que no es lo que recomiendan, pero cada uno tiene que buscar lo que le funciona y si eso hace que te desbloquees, adelante.

Nos agobiamos porque esperamos al último momento, la inspiración divina y a veces no disponemos de ese tiempo para que todo salga como debería ¿ves? No te pasa solo a ti… así que te animo a que planifiques, marques objetivos y te pongas a ello sin excusas.

Me encantaría que me contaras que haces tú para planificar tu calendario editorial o para inspirarte en tus artículos, compartiendo, todos aprendemos.

 

Cristina LópezCristina López es Coach Empresarial y Personal. Trabajo con mujeres emprendedoras y empresarias que se sienten bloqueadas para ayudarlas a conseguir un negocio próspero, viviendo de lo que les apasiona, con más clientes, más ingresos y viviendo el estilo de vida que desean.

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!