Todo lo que necesitas saber para que tu pyme saque el máximo partido a Internet

En este artículo te vamos a dar las claves para transformar una
Pyme tradicional en un gran éxito del Siglo XXI

Abrirse al mundo de Internet es como abrir una ventana por la que se puede ver y por la que uno puede ser visto por millones de personas, cosa que no es nada sencillo. Cada día aparecen cientos de miles de páginas web nuevas y eso hace que destacar y conseguir tráfico de visitas sea una tarea que deba desempeñarse de forma profesional, constante y permanentemente.

Todo lo que necesitas saber para sacar el máximo partido a Internet

© Africa Studio – Fotolia.com

Yo (destacando mi ejemplo), cada vez que hablo o trato con empresas o personas que tienen algún proyecto en mente o simplemente que se ponen en contacto conmigo para tratar algún tema, la pregunta, en el 80% de los casos casi siempre es la misma: Sr Ballester usted está hablando del mundo del futuro, la economía digital, la economía de la atención, pero oiga yo tengo una “fabriquita” en Banyeres y realmente me gustaría saber qué puedo hacer para dar este salto al siglo XXI y mi artículo de hoy, contrario a los que hago de forma habitual y por eso le quiero dar especial gracias a Bloguismo por darme la oportunidad de hacerlo, es diferente no voy a hablar de emprendedores, llevo mucho tiempo escribiendo y hablando, se me puede permitir que hable de otra cosa, hoy voy a hablar de la pyme, voy a hablar de la pyme española.

Os quiero hablar de que en España la gente que me pregunta, me dice muchas veces yo he tenido desde hace tres años una página web y no me ha servido de nada. Y mi pregunta siempre es, ¿y de qué sirve una página web? ¿qué es lo que estás haciendo con ella? No,,, la he puesto allí,,, me ha costado unos cuantos miles de euros (en algunos casos, muchos miles), pero ni vendo nada ni me visita nadie. Y yo le digo: Bueno pues explícame cuál era tu objetivo. No mi objetivo era que mis competidores tenían una página web y yo me monté una página web. Lo que os quiero decir es que, el saltar, el dar ese salto desde una empresa tradicional es muy sencillo, hay que seguir un par de pasos que empiezan con la convicción de que hay que hacerlo.

En el artículo de hoy os voy a decir cuáles son esos pasos y cuáles son los momentos que son claves y cómo hay que hacerlo. ¿Se puede hacer un cambio con la gente que no quiere cambiar? Difícilmente. ¿Se puede cambiar cuando las cosas van bien? Difícilmente. ¿La gente es capaz de cambiar sí no se les moviliza? ¿Qué es lo que hace falta? Gente que se siente ahí y diga y yo asumo la responsabilidad de hacer esto, y si no tienes la persona, es imposible hacerlo.

Vamos a ver algunos de los aspectos que me gustaría contaros, cuando realmente se quiere cambiar algo, ¿que es lo primero que hay que tener? Lo primero que hay que tener es un buen proyecto, un proyecto que ilusione a la empresa, un proyecto que se pueda vender internamente, un proyecto que convenza a la gente, ese proyecto tiene que tener un presupuesto acorde.

Otra de las cosas que es muy importante, es que debemos estar abiertos, muy abiertos a todo lo que sea la imaginación, tenemos que ser capaces de entender que lo importante es saber cuáles son nuestras fortalezas y aplicarlas online de la misma forma que las aplicamos offline simplemente con gente que entienda cómo se adapta eso al online.

En el caso de una empresa del siglo 21 una de las cosas que tenemos que entender es que vivimos en un mundo en el que las redes sociales cada vez nos permiten hacer más cosas y estamos sólo al inicio de lo que vamos a poder hacer con las redes sociales yo estoy convencido de que Facebook va evolucionar pero que sobre todo que va a ver muchos competidores, tenemos empresas como Pinterest o como Instagram que han sido capaces o Whatsapp en estos momentos que han sido capaces de en un entorno en el que todo el mundo creía que era imposible hacer ya nada nuevo porque Facebook lo dominaba todo han sido capaces de crear una empresa de gran rendimiento, es decir siempre es posible.

Estamos en muchos de los planteamientos que hacemos, estamos siempre pensando en qué esto de internet es sólo para las empresas digitales por supuesto las empresas digitales las que no manejan productos les es más sencillo, los servicios son más sencillos de llevar a Internet que si soy un fabricante de calcetines, pero sin embargo aún, hoy, si soy un fabricante de calcetines tengo que cambiar por completo la forma en la que conceptualizo mi llegada al cliente. En estos momentos algo que está pasando es que muchos productos si se están convirtiendo en servicios por poner un ejemplo absolutamente exagerado: Imaginaros que soy un fabricante de calcetines (por seguir con el ejemplo anterior) habrá una cosa más física que un calcetín ¿cómo sería un negocio de calcetines en el siglo 21? pues probablemente no sería para vender calcetines probablemente sería un negocio de moda, probablemente sería un modo suscripción, lo que haríamos sería suscribirnos con 2, 5, 6, o 7 euros al mes para tener 1 o 2 calcetines por temporada que los cambiamos cada temporada qué hay gente en la red con muchos seguidores que crean tendencia, que los utilizan y qué son los que nos traen a los clientes y que al final en vez de dedicarnos a fabricar calcetines lo que nos dedicamos es a crear tendencias de moda alrededor del calcetín, ese es el mundo del siglo 21, parece muy sencillo pero se puede hacer con todo, tiene que ver con algo que yo denomino los envoltorios digitales y cada vez más, un negocio físico, tiene que encontrar su envoltorio digital, tenemos que ser capaces de que un producto físico éste también envuelto en un envoltorio digital que realmente nos permita hacer lo que os he explicado de los calcetines. ¿dónde estaría el envoltorio digital del calcetín? estaría en una muy web muy atractiva en la hubiera gente muy conocida con videos utilizando los calcetines en sitios maravillosos con un entorno en el que la gente nos vendría a ver para ver cuál es la tendencia de los calcetines y lo que hace de la moda de calcetines en el mundo entero, es decir, tendrías que generar envoltorios digitales que hicieran que la gente se divirtiera viendo cómo cambian las tendencias de los calcetines, esto es exagerado pero es para que os deis cuenta de que en cualquier tipo de producto si pensamos suficientemente bien somos capaces de generar envoltorios digitales que nos permiten llamar la atención del cliente.

Luego realmente lo que hay que hacer es entender que el mundo ha cambiado y que nosotros tenemos que cambiar como empresas.

Jordi BallesterJordi Ballester es emprendedor y fundador de Ecommalia.com, agencia de Ecommerce y Marketing Online dedicada a la gestión y consultoría de tiendas online. Dirige el Departamento de Marketing en @kuos_es y aprende en @ecommaster.

 

 

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!