Smartphones: una nueva era de fotografía digital

Con la introducción del iPhone 2G hace cinco años, los smartphones han provocado el desarrollo de un nuevo diálogo alrededor de la fotografía.

Con la introducción del iPhone 2G hace cinco años, los smartphones han provocado el desarrollo de un nuevo diálogo alrededor de la fotografía. Desde el surgimiento de la fotografía móvil, la fotografía y las aplicaciones para compartir fotografías han crecido de forma tan popular que ahora están cambiando el modelo fotográfico de la fotografía.

Smartphones: una nueva era de fotografía digital

© nenetus – Fotolia.com

Alrededor de 15 años después de que las cámaras réflex digitales entraran en el mercado, la industria de la fotografía está ahora frente a otra transformación: la transición hacia la fotografía móvil. Todo empezó en 2007 con el lanzamiento del iPhone 2G y la cámara de 2 MP, que proporcionó a los fotógrafos un gran campo para jugar. Junto a esto, el lanzamiento de aplicaciones y herramientas para el iPhone (como Fisheye, lentes macro y gran angular, etc.) y cámaras de móvil cada vez más poderosas, la diferencia entre cámaras SLR y teléfonos móviles se ha hecho más pequeña que antes.

Al principio, los efectos de esta transición fueron básicamente artísticos -la portabilidad de los smartphones permitía a las personas realizar imágenes más espontáneas y frescas, y capturar emociones y sentimientos en el momento. Aunque no podían reemplazar del todo a las cámaras tradicionales; se podía argumentar que, de alguna forma, sobrepasan a las DSLR gracias a algunas de sus ventajas. Las réflex digitales son pesadas, voluminosas y pueden alejar la naturaleza espontánea de algunos encuentros debido a su naturaleza invasora; los smartphones, por el contrario, son menos invasivos por naturaleza, más espontáneos y generalmente los tenemos siempre a mano. Los smartphones abren un mundo de posibilidades y han creado un nuevo escenario para la fotografía, en el que profesionales y aficionados pueden producir imágenes de calidad.

Es el caso con los reporteros gráficos, por ejemplo, cuya misión es generalmente capturar eventos tan rápido y fielmente como sea posible. Desde Ben Khelifa, que cubrió las protestas en Yemen con su iPhone, hasta Ben Lowy, cuyas imágenes con un iPhone 4S fueron portada de la revista Times, hay una larga lista de profesionales que prefieren utilizar su smartphone para sus necesidades visuales. Pero esto no es todo. Fotos de arte y moda hechas con smartphones también están aumentando su presencia en portadas de revistas y otros sitios. Nick Fancher, fotógrafo profesional y experto en arte, recientemente lanzó una serie de fotografías realizada completamente con su iPhone 4S. Al meter a los smartphones en el juego, se han abierto más posibilidades para fotógrafos de todo tipo. Aunque anteriormente la resolución y calidad de las imágenes a veces ha sido cuestionada, ahora profesionales y semi-profesionales se benefician de esta nueva herramienta para reinventar la fotografía. Como resultado, más blogs, páginas web especializadas y medios se han interesado por esta nueva forma de arte fotográfico, tras solo 5 años de su nacimiento.

Aunque al principio este cambio en fotografía fue artístico, también se ha convertido en económico. En la base de esta transición está el potencial económico de las nuevas aplicaciones fotográficas y herramientas para compartir, que han hecho la difusión de estas imágenes más fácil y rápida que nunca. Por ejemplo, plataformas y aplicaciones como Instagram, Flickr o Pinterest.  Espacios como estos se están multiplicando y crecen muy rápido. Al mismo tiempo surgen opciones para las imágenes de archivo, que otorgan valor comercial a las imágenes de móviles a través de un proceso casi instantáneo que apenas toma unos pocos minutos. Las ventajas para los fotógrafos -profesionales o no- es una fuente adicional de ingresos para las imágenes hechas con su smartphone. La ventaja para los usuarios es acceder a un tipo de fotografía de archivo totalmente nuevo, más espontáneo y evocador que antes.

Pero hay un riesgo implícito en un producto tan innovador: bajar el límite de calidad de las imágenes. No hay nada más sencillo que hacer fotos con un smartphone, por lo que conservar altos estándares artísticos requiere un cambio en las reglas del juego. En pocas palabras, la moderación y la inspección deben ser diligentes. Estas son las razones por las que el matrimonio entre smartphones y agencias de ‘microstock’ es parte necesaria de la evolución de la fotografía digital, de la misma forma que Spotify ha cambiado para siempre la industria musical: creando una nueva forma de ingresos desde las nuevas tecnologías.


Oleg TscheltzoffOleg Tscheltzoff, Presidente y cofundador de Fotolia, banco de imágenes líder europeo en el mercado microstock que acaba de lanzar la Colección Instant,  una nueva colección fotográfica diseñada únicamente para imágenes tomadas a través de smartphones.

 

  1. Miguel Ávila 11-10-2013, 7:16

    Hablas sobre los Smartphones como cámaras digitales y no veo que menciones a Nokia, las mejores cámaras móviles (920, 925, N8, N82, N95, 1020…)
    Dices que todo comienza con el iPhone 2G, en tu foto no pareces tan joven como para ser inexperto en este tema, ni yo que soy más joven que tú sé que el T68i de Sony-Ericsson fue el primer equipo en permitirnos tomar fotos, con cámara no incluida en el cuerpo del equipo, pero sí como accesorio.
    Después equipos de la misma Sony comenzaron a revolucionar la fotografía móvil, el Z600 por ejemplo, el K790/K800 con su cámara de 3.2 megapixeles y flash de Xenon, lanzado en Julio de 2006, un año antes de que el iPhone 2G saliera al mercado.
    El iPhone NO fue el primero, por artículos así es que los AppleFanBoys piensan que la compañía de la manzana es la que inventa todo lo que hay en el mundo.
    (Ojo, no soy hater de Apple).

Comments are closed.

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!