El mailing masivo no es spam: las claves para hacerlo bien

Uno de esos mecanismos para llegar al máximo número posible de clientes potenciales es el llamado email marketing o mailing masivo.

Internet ha cambiado el paradigma de muchos servicios y el marketing no ha sido una excepción. Si antes las acciones tenían que ser necesariamente “presenciales” (la entrega de merchandising o el buzoneo, por ejemplo), hoy ya está asumido que para una campaña hay que complementar estas acciones con el marketing online. El objetivo sigue siendo el mismo: cómo llegar al máximo número posible de clientes potenciales para mejorar la comercialización de un producto o servicio.

Uno de esos mecanismos es el llamado email marketing o mailing masivo. Se trata de una técnica de marketing directo online que, consistente en enviar correos electrónicos a las direcciones de una base de datos de contactos. Se trata de bases de datos selectivas, que contienen generalmente clientes potenciales. Ahora bien, ¿cómo hacer mailing masivo y que este sea eficaz? Eso exige el conocimiento de algunas claves.

Claves para el mailing masivo

Antes de nada, hay que diferenciar: el mailing masivo no es spam: se trata de alcanzar notoriedad, mejorar la imagen y vender productos y servicios, pero todo eso exige personalizar, segmentar y hacer un seguimiento de los correos. Por eso, una de las claves para hacer mailing masivo es contar con un buen programa de correo masivo.

Se trata de cuentas de gran volumen que permiten enviar hasta 75.000 emails al mes, y que algunas empresas ofrecen gratuitamente. Para usar esta herramienta no necesitas demasiado: una web y un email asociado a tu dominio corporativo.

El objetivo es mantener el contacto con quienes ya han comprado tus productos o servicios en alguna ocasión. Se trata de adoptar una actitud proactiva, no esperar a que vuelvan a comprarnos, sino recordarles que seguimos teniendo cosas que ofrecerles que les pueden interesar. Al mantener el contacto, generarás confianza en la empresa, crearás nuevas oportunidades de venta y crearás recuerdo de marca. Son objetivos clásicos del marketing, que el mailing masivo ayuda a lograr.  

Pasos para un envío masivo

Una vez tengamos esta cuenta de gran volumen, tendremos que dar una serie de pasos:

Genera una lista de clientes: si aún no dispones de ella, será tu primera tarea. Los formularios de captación (en papel, popups, slides, o de cualquier forma) te ayudarán a obtener el email de tu cliente.

– Una vez que la tengas, y antes de hacer el envío, revisa la base de datos. Esto te permitirá mejorar la eficacia del envío, eliminando duplicados, errores en los correos o direcciones antiguas, comprobando el número de rebotados, o revisando si hay clientes que se hayan dado de baja o se hayan quejado por los envíos. Cuanta mayor sea la calidad de nuestra base de datos, mejores resultados obtendremos. No se trata de enviar a cuantos más mejor, sino de enviar a un gran número de clientes potenciales que puedan estar interesados en recibir nuestras comunicaciones. La segmentación es clave.

– Decide qué vas a enviar: no se trata de enviar por enviar, sino de hacer llegar información relevante para el destinatario. Noticias y novedades, información sobre nuevos productos, ofertas y promociones o una encuesta de satisfacción, por ejemplo. Lo ideal es planificar a medio plazo los envíos, de modo que establezcas una estrategia de comunicación coherente con tu estrategia de marketing online.

– Da importancia a la forma: el diseño del envío debe ser sencillo y fácil de leer, conteniendo solo la información esencial. También debes incluir una llamada a la acción del cliente que dirija a este hacia nuestra web. Debe ser una llamada a la acción directa y persuasiva.

Con esto, tienes las claves para iniciar una exitosa campaña de mailing masivo, capaz de fidelizar a los clientes a tu marca a partir de un gestor de envío de correos que te permita llegar a un gran número de personas. 

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!