Lecciones de un Blogger del Siglo XVIII. Benjamin Franklin

Movable Type galley. Galera con tipos móviles.

-Cierra la ventana que estoy acatarrado.

-No, porque nos vamos a asfixiar.

-Pero así me voy a poner enfermo…

-No te preocupes, uno no se pone enfermo por el aire frío, sino por el contagio. Ven a la cama y te lo explico.

Esta conversación no la tuvo un matrimonio en una de esas noches medio fresquitas de Septiembre. La tuvieron Benjamin Franklin y John Adams, dos de los “padres de la patria” de Estados Unidos, de camino a una reunión para negociar una posible paz con los Británicos durante la guerra de la independencia. La anécdota es de lo más curiosa. Ambos estadistas tuvieron que compartir lecho en el viaje hasta esta reunión.

Franklin es conocido como científico pero sobre todo como político. Lo que no muchos saben es que también fue blogger. Al menos, se le le podría considerar como el equivalente a un blogger en el siglo XVIII. El oficio de Franklin fue durante muchos años de su vida impresor o editor. Se ganaba la vida poniendo tipos fijos de plomo en la imprenta. Se podría decir que era programador en WordPress de la época. Pero B. Franklin era también un excelente blogger. Durante toda su vida se dedicó a escribir todo tipo de artículos, panfletos, ensayos de los más variados temas. Política, religión, sexo, ciencia, economía, sociología… No hubo tema que no tocara.

Dentro de su estilo hay algunas características muy curiosas que merece la pena revisar por si son de aplicación en el mundo de los bloggers

  • Uso de pseudónimos. Muchos de sus artículos no los firmaba con su nombre, sino con el de un pseudónimo (el más conocido fue el de Silence Dogood que aparece en la película la Búsqueda). Muchas veces esos psedónimos los utilizaba para poder cambiar de estilo y hablar como si fuera una mujer. Esto le permitía lanzar críticas o acusaciones sin ser reconocido.
  • Distribución. En una época donde todo iba a ritmo de caballos, controlar la distribución de los contenidos era clave. Tener un periódico (blog) no era suficiente, también era necesario poder hacer llegar los contenidos a los posibles lectores. Franklin fue muy consciente de este hecho, y por eso luchó ferozmente por controlar la distribución de los contenidos. Digamos que fue de los primeros en dar una gran importancia a las listas de correo.
  • eBook. Se puede decir que fue de los primeros en reconocer la importancia de los eBooks. Lanzó un almanaque anual que se convirtió en un éxito de ventas y que complementaba sus ingresos de sus periódicos. Es decir, diversificó su oferta de contenidos.
  • Publicidad. Aun entonces, la publicidad era la principal fuente de ingresos de sus publicaciones, y ya entonces se hacía necesario negociar contratos publicitarios con los distintos negocios. En una época donde el medio de comunicación por excelencia era la carta o los periódicos poner un anuncio valía su peso en oro. Franklin también aprovechó la publicidad en sus propios medios, para hacer venta cruzada. Ideó una chimenea que aspiraba el humo (basándose en sus conocimientos científicos) y la promocionó usando su propio periódico.
  • Contenidos interesantes. Franklin trató siempre de que en sus publicaciones los contenidos tuvieran interés para los lectores. No solo pretendía informar, sino también entretener y formar. Además no escatimó esfuerzos en criticar a la competencia cuando sabía que sus contenidos podrían resultar más atractivos.
  • Arma política. Franklin usó sus medios como forma de arma política y como medio de acción para provocar cambios en la sociedad de la época. Ya sea bajo su propia firma o haciendo uso de los pseudónimos, sus panfletos y publicaciones ayudaron a lanzar gran cantidad de proyectos comunitarios en su ciudad de Philadelphia. Puede que no sea tu caso, pero hay muchos blogs políticos de referencia que tienen y han tenido su impacto en cuestiones de la vida pública: ley sinde, control de contenidos en RTVE, etc…

Publicidad, distribución, herramienta social, variedad de contenidos… herramientas que ya en el siglo XVIII se hacían imprescindibles para mantener una publicación (blog). Las cosas han cambiado mucho desde entonces, pero los bases son similares. Ahora el problema no es la distribución sino poder encontrar un hueco entre los miles de blogs ahí fuera. Pero es reconfortante ver como hace tanto tiempo un editor tenía más o menos los mismos problemas para sacar su proyecto adelante que cualquier blogger o editor del siglo XXI. Cambian las tecnologías, pero el núcleo del oficio sigue y seguirá siendo el mismo durante muchos años: contenidos, publicidad, productos, distribución, lectores…

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!