¿Por qué ya no vienen los clientes a comprar?

A veces dada la presión por conseguir las tan ansiadas ventas (que con la situación actual cuestan tanto de conseguir) nos desviamos del camino elegido para nuestro negocio convirtiéndolo en algo que no tiene nada que ver con su esencia. Y entonces nos preguntamos ¿Por qué no vienen los clientes?

A veces dada la presión por conseguir las tan ansiadas ventas, que con la situación actual cuestan tanto de conseguir, nos desviamos del camino elegido para nuestro negocio convirtiéndolo en algo que no tiene nada que ver con su esencia. Y entonces nos preguntamos ¿Por qué no vienen los clientes?

Público objetivo

Derechos de foto de Fotolia

Pues porque lo que vendes y en lo que te has convertido no es lo mismo. Hoy quiero hablaros del público objetivo de tu negocio, algo que parece muy sencillo pero que a veces no le damos la importancia necesaria.

Lo primero, evidentemente es saber qué vendes o que ofreces y quienes son las personas que lo compraran. Para ello, debemos pensar en la mayoría de personas, es decir la cantidad grande. Es cierto que a veces te puede comprar alguien que no tenga nada que ver con el usuario medio pero eso será en ocasiones puntuales, no debes trabajar para ellos, debes enfocarte a la mayoría.

Pongamos un ejemplo: Tú vendes ropa de precio elevado y de buena calidad para un público objetivo de alto nivel adquisitivo. Como las ventas flojean, resulta que decides incorporar a tu negocio prendas de precio barato para así llegar a más clientes. Empiezas por comprar un modelo y al final te encuentras con un lío terrible, porque tienes unas prendas para un público y otras prendas para otro público que no tiene nada que ver.

Desde luego solamente la imagen visual de una tienda con ropa de mucha calidad y ropa de batiburrillo no tiene ningún sentido y pierdes la esencia de tu negocio.

Y es entonces cuando no se sabe hacia donde tirar. Ahora que pones en el escaparate ¿la ropa cara o la ropa barata? Debes saber que dependiendo de lo que pongas entrará un tipo de público u otro. Pero no puedes ir a por los dos.

Entendedme, estoy hablando de casos muy extremos, todos sabemos que en una tienda pueden convivir diferentes tipos de prendas de variados precios.

Debemos tener claro quienes son esas personas  a las que queremos vender y entonces todo lo relacionado con nuestro negocio debe ir en esa línea.

Debemos averiguar qué les gusta, qué es lo que les aporta, dónde se mueven, cuál es nuestra competencia para ese público y entonces ofrecerles lo que quieren. No podemos tener un restaurante de lujo y poner manteles de papel baratos a los clientes.

Es decir, todo debe ir unido. Los clientes tienen expectativas y esas expectativas serán acordes a su manera de vida y pensar,  Así, si conoces a tu cliente podrás ofrecerle lo que ellos quieren, satisfacer sus necesidades y por fin, ver crecer tu negocio.

 

Javier Ruiz Robles

Javier Ruiz Robles es CEO en Marcadotecnia (Agencia de Comunicación, Marketing y Desarrollo), Consultor especializado, Formador y Director Comercial. Es el creador de Tribapp, una herramienta de difusión de contenidos por sectores. Adora las nuevas tecnologías y le apasionan las relaciones que se establecen entre las personas.

  1. Gracias Javier. Viene muy bien el recordatorio, porque me pasa que a veces me desvío sin darme cuenta 🙂

Comments are closed.

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!