Aplicación móvil versus diseño responsive

En España ya hay más de 26 millones de teléfonos inteligentes, cada vez son más usuarios los que acceden a Internet a través de dispositivos móviles, prácticamente una de cada cuatro compras online se realiza ya a través del móvil.

En plena revolución de la tecnología móvil, el tráfico a través de Internet está creciendo a ritmo de vértigo. En España ya hay más de 26 millones de teléfonos inteligentes, cada vez son más usuarios los que acceden a Internet a través de dispositivos móviles,  prácticamente una de cada cuatro compras online se realiza ya a través del móvil, y las ventas de tablets están creciendo a estas alturas por encima de las de ordenadores portátiles.

Aplicación móvil versus diseño responsive

© monicaodo – Fotolia.com

Datos más que suficientes para considerar que a día de hoy debe ser una prioridad que cualquier estrategia online incluya, sí o sí, una plena adaptación al entorno móvil en el que nos movemos y que cada día va a más.

Ahora bien, ¿qué opciones tenemos para garantizar que un usuario pueda navegar e interactuar por nuestra página a través de un dispositivo móvil en las mismas condiciones que si lo hiciera a través de su ordenador?

A grandes rasgos, las principales opciones estarían entre recurrir a un diseño responsive, crear una versión móvil del sitio web o diseñar una aplicación móvil a medida.

Diseño responsive

Es la opción más sencilla, aunque más limitada. Básicamente, consiste en permitir que, a través de la maquetación Html, el usuario pueda acceder al mismo contenido con independencia del tamaño de la pantalla o la plataforma que esté utilizando.

La principal ventaja es que implica un menor coste, ya que solo hay que trabajar el desarrollo y el mantenimiento en un único sitio web y un mismo dominio, y el contenido es común y único para todo tipo de dispositivos.

Las desventajas vienen dadas por el hecho de que los contenidos no están completamente optimizados, que pueden darse problemas de usabilidad y que el rendimiento es más lento, ya que el contenido no está diseñado a medida de un dispositivo móvil.

Aplicación móvil

El auge de las apps está en plena ebullición. En España se vienen descargando una media de 4 millones de aplicaciones al día y su uso ha llegado a crecer hasta un 150% en el último año, según destacan desde www.yeeply.com, una plataforma dedicada al desarrollo de aplicaciones y proyectos móviles que trabaja con más de 3.000 desarrolladores de toda España.

La principal ventaja de desarrollar una app es que permite crear nuevas funcionalidades a medida y que asimismo se puede acceder a todas las funcionalidades del dispositivo móvil. Otra ventaja es la rapidez de carga y de uso.

Por el contra, sus desventajas son que necesariamente requieren de descarga y que asimismo precisan de actualización ante los cambios de los sistemas operativos. Otro dato a tener en cuenta es que habrá que desarrollar una versión para cada plataforma (Apple, Android,…)

Versión móvil del sitio web

Esta opción implica desarrollar una versión móvil del sitio web, habilitando un subdominio o una redirección permanente, donde el usuario aterrizará directamente en el caso de que acceda a la web a través de un dispositivo móvil, ya sea un teléfono o una tablet.

La principal ventaja radica en que permite desarrollar contenidos a medida y combatir así las limitaciones que tiene, por ejemplo, el diseño responsive. Asimismo, permite una mayor velocidad.

Por el lado de las desventajas, hay que tener en cuenta es que realmente tenemos dos sitios diferenciados y que, por lo tanto, existe trabajo duplicado, y que al tener un dominio distinto puede haber problemas de optimización de los contenidos.

 

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!