Busco trabajo. Gracias.

Cada día es más habitual encontrar este tipo de mensajes escuetos en la red profesional LinkedIn. Personas con la vana esperanza de que algún reclutador pinche en su perfil y les pueda ofrecer un empleo. Pero, ¿es esa la mejor forma de hacerlo, qué resultados se obtienen?.

Cada día es más habitual encontrar este tipo de mensajes escuetos en la red profesional LinkedIn. Personas con la vana esperanza de que algún reclutador pinche en su perfil y les pueda ofrecer un empleo. Pero, ¿es esa la mejor forma de hacerlo, qué resultados se obtienen?.

Busco trabajo. Gracias.

Derechos de foto de Fotolia

Se trata de personas en búsqueda de empleo que a menudo se ofrecen de forma desesperada, puesto que su situación así lo exige. Sin embargo, y a pesar de lo lamentable que es el no tener un empleo, nunca se debería perder el norte, tratando de mantener en la medida de lo posible, la calma.

Porque las urgencias para encontrar empleo nunca son buenas. Y no por una razón de dignidad, sino atendiendo al sentido común, lo que nos hace reflexionar sobre las posibilidades reales de encontrar un empleo siguiendo esos métodos tan ‘directos’.

Pero veamos qué hay detrás de esos mensajes. Suelen lanzarse en grupos de LinkedIn en los que están suscritos, esperando llamar la atención y que alguien puede acceder a su perfil, en el que muestran su CV. Es decir, utilizan esa red profesional como si de un portal de empleo (clasificados) se tratase, mostrando una imagen estática (CV) con el deseo de que alguien se muestre interesado.

Y lo más curioso es que (casos verídicos), cuando accedes a su perfil lo que se encuentra es sorprendente: perfiles incompletos, desactualizados, ‘elevator pitch’ muy pobres, cero actividad (participar en debates, generar contenido y compartirlo, …) en la Red (aunque puedan estar dados de alta en varios grupos de debate). Es decir, únicamente un CV estático, lo que demuestra que no aprovechan adecuadamente las posibilidades que nos brinda una red profesional como LinkedIn.

Me pregunto qué esperan conseguir con esa ‘estrategia’. Empleo, por supuesto; pero, ¿realmente piensan que sólo con eso van a despertar el interés de un posible reclutador? (es más, ¿qué opinión se llevaría éste en el caso hipotético de que entrase?), ¿cuál es su oferta de valor a las empresas que buscan talento?.

Seamos realistas, porque esa es la mejor forma para reorientar comportamientos a la hora de buscar un empleo y apostar por mayores posibilidades de éxito. Los reclutadores disponen de cientos, incluso miles de CV’s a su disposición. Por otra parte, es bien sabido que actualmente no sobran precisamente las ofertas de empleo. Por tanto, las empresas pueden elegir al más idóneo entre muchos otros, porque tienen muchas alternativas para escoger. Hace no mucho tiempo, y especialmente en algunos sectores (TIC, construcción, …), los candidatos mantenían una posición de poder que les posibilitaba ser ‘deseados’ por las compañías. Sin embargo, la situación ha dado un giro de 180º, y es ahora cuando el candidato debe ‘luchar’ para obtener una oportunidad.
Es por ello que el desempleado debe jugar sus mejores bazas en este contexto de poca oferta (vacantes de empleo) y mucha demanda (candidatos en búsqueda de empleo), y para ello no debe limitarse a ‘pintar’ su trayectoria profesional y conocimientos en un CV invariable, en un portal de empleo o red profesional, esperando que alguien ‘pique el cebo’. Al contrario, debe ‘demostrar’ lo que sabe, y para ello la Red está llena de posibilidades para que ese candidato pueda sobresalir entre otros muchos, destacando sus competencias y habilidades, y posicionándose como el mejor candidato disponible.
Por ello, y mediante una adecuada estrategia de búsqueda, uno debería buscar trabajo no limitándose a informar de su situación y pedir empleo, sino trabajando su presencia en las redes para mostrarse como un candidato confiable y con las mejores competencias posibles. En definitiva, se trata de la diferencia entre buscar empleo, o que éste nos encuentre.

Miguel Ángel Riesgo

Miguel Ángel Riesgo tiene un Executive Master en E-Business por el IE Business School y es licenciado en Gestión Comercial y Marketing por ESIC, así como diplomado en Informática de Gestión. Mantiene su blog profesional en el que habla sobre empleo 2.0 y marca personal, así como de gestión de equipos humanos. Colabora con Infojobs en su blog sobre orientación laboral, en la ‘escuela de comerciales’. Ha trabajado durante los últimos 7 años como Sales Manager en Infojobs.

  1. Comparto lo que dices en el post.
    La reciente utilidad en Linkedin que permite poner enlaces a contenidos externos facilita demostrar el CV 1.0. Podemos enlazar el perfil con webs que muestren lo que realmente hemos hecho. (presentaciones, colaboraciones, participación en eventos…). Es la mejor manera de mostrar proactividad (tan de moda hoy en día).
    ¡Qué mejor manera de acreditar tu nivel de inglés que un blog personal en ingles!
    Si afirmas que sabes ofimática, enlaza tu perfil a aplicaciones office que hayas creado y compartido en Internet.
    Esto dará credibilidad al CV 1.0

Comments are closed.

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!