El comercio tradicional tiene sus días contados

El comercio tradicional va perdiendo clientes poco a poco en pro de los comercios online.

El comercio tradicional va perdiendo clientes poco a poco en pro de los comercios online. Eso, hasta ahora, estaba bastante asumido por gran parte de la sociedad. El problema radica en otro punto: los datos. En Europa se prevé que cuando termine 2015, las ventas en este tipo de tiendas descienda un 1,4%, según datos del informe elaborado por RetailMeNot. En España el dato es menor aunque igualmente preocupante: un 0,6% de descenso respecto a 2014. Pese a ello el volumen de negocio de los minoristas crecerá un 2% en Europa. En nuestro país, concretamente, crecerá un 1,2%.

El comercio tradicional tiene sus días contados

© highwaystarz – Fotolia.com

Los e-commerce se comen a las pequeñas tiendas

Mientras vemos estos preocupantes datos, el comercio online prevé un aumento del 18% en las ventas que realizarán este 2015. Fijándonos en Reino Unido, por ejemplo, el incremento será de un 16,2%, lo que supone un volumen de negocio de 69,28 billones de euros, casi 10 más que en 2014.

España, como siempre en los avances tecnológicos, va algo por detrás y solo crecerá un 8,9%. Teniendo en cuenta los datos de otros países de la UE es bajo, pero es una cifra mayor que la de Estados Unidos, donde el e-commerce crecerá solo un 7,4%. Pese a ello, las cifras totales del volumen de negocio será de 10,81 billones de euros en 2015 y de 12,81 billones en 2016. Son cifras lo bastante altas como para plantearse que una porción de ese gran pastel sea para ti.

Los clientes gastan cada vez más online

En 2014, cada persona hizo 18,8 compras por internet mientras que para el presente año se espera que la cifra crezca hasta las 21,2 compras. El importe medio de cada compra desciende en algo más de 2€ hasta los 73,40€. Por tanto se puede sacar la conclusión de que se comprará más y más barato por internet cuando finalice el año.

Pese a ello se espera que los ciudadanos europeos gasten por cabeza una media de 1.087€ más por cabeza. Esto supone un incremento de un 11,1% respecto al año anterior. Todos estos datos se refuerzan gracias a que las personas dejan de lado sus reservas iniciales y comienzan a comprar a través de internet.

Un futuro asegurado

Estas cifras auguran un futuro muy prometedor en el canal online, lo que sirve de argumento para los profesionales en el sector a animar a los pequeños minoristas a sumarse a esta nueva gran moda. Los pequeños comercios pueden ver en internet su salvavidas para la actual campaña y para los próximos años.

Las maneras de asegurarse ese futuro son muy diferentes: desde vender tus productos a través de Amazon, el gigante del e-commerce, pasando por crearte tu propia tienda online o incluso alquilar una plataforma de venta para vender a través de Facebook, como es el caso de Shopify.

Un buen momento para iniciarse en este mundo puede ser ahora, a 3 meses de la campaña de Navidad, la campaña con mayor volumen de venta de todo el año. Pero no solo nos hemos dado cuenta aquí, sino que muchas empresas de formación online también, como Quondos que ha lanzado su curso para vender en Internet llamado Felices Ventas. Este es solo un ejemplo de los tantos que hay.


Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!