Cómo perder el tiempo en Social Media

La situación actual y las prisas por conseguir éxito de forma inmediata -menuda incongruencia- están haciendo proliferar ciertas herramientas o procesos en Social Media que no serán capaces de mantenerse durante mucho tiempo, creo.

La situación actual y las prisas por conseguir éxito de forma inmediata -menuda incongruencia- están haciendo proliferar ciertas herramientas o procesos en Social Media que no serán capaces de mantenerse durante mucho tiempo, creo.

Lo compartí yo primero

Derechos de foto de Fotolia

Voy a tratar de enumerar algunas “insensateces” con las que me encuentro a diario y que solemos cometer los primerizos. Esta lista es extremadamente personal y cumple perfectamente aquello de… son todas las que están pero no están todas las que son. Vamos con ellas.

Periódicos a medida. Paper.li y similares. Nacieron con la promesa de apartar la infobasura seleccionando enlaces de valor de tus timelines y lo único que han hecho es re-generar ruido y menciones a tutiplén. Dicen sus defensores que “amplían la audiencia”. Yo opino que lo único que amplían es la densidad de basura cósmica en la red.

Follow back. No me refiero sólo al Follow back de Twitter propiamente dicho sino a esa forma de vida digital con la que todos nos iniciamos con cara de agradecimiento sincero y que tarde o temprano descubrimos que es inútil, antinatural, ineficaz y poco sincera.

Estar en todas las redes sociales posibles. También es inherente a los primerizos como yo. Tenemos esa innata sensación de estar perdiéndonos la bacanal digital en la que pronto se cerrarán las puertas. Y no, ni es una bacanal, ni tiene puertas. Podrás entrar siempre que quieras y aquí no regalan nada.

Que el comercial haga de community manager. Hace poco leía que “Community Manager” es un término que no existiría en la red de no ser por que existe España, al menos de momento -lo de España-. Ávidos como estamos de nuevas profesiones rápidamente nos inventamos puestos de dudoso valor y lo que es peor, confiamos en que nos saquen las castañas del fuego y nos lanzamos a la red a “vender” por la directa. Habrás observado que “vender” va entrecomillado. Pues eso.

Lo compartí yo primero. Nos obsesionamos por ofrecer contenido de valor a nuestros seguidores y compartimos con premura las noticias de portada de El País o de El Mundo sin reparar en que a los dos minutos han pasado por nuestros timelines las mismas noticias 4 veces, 5 veces, 6, 7, 10… ¡Pero el primero fui yo!

En el café doy la campanada. Nos obligamos a leer blogs, tuits y streams variados para estar a la última en Social Media, no vaya a ser que Google compre Facebook y yo sea el último en enterarme. O que Hootsuite tenga una nueva funcionalidad que yo no esté usando. O lo más grave, que a la hora del café no tenga alguna noticia tecnológica que contar.

Tengo que tuitear antes de las 12. Pasarse un día sin entrar en Twitter es peor que saltarte la comida. No pasa nada si algún día no comes o tienes que conformarte con un sandwich de jamón y queso de camino a una reunión, pero un día sin tuitear es una locura.

Desde la barrera. Es antagónica a la anterior. Se da en otro tipo de perfiles pero es tan inocua como mojarse en todos los charcos. Si vas a observar como el tren pasa delante de ti y sin subirte por temor a que te echen, mejor quédate en casa y lo ves por la tele en buena compañía.

Lo de Houston lo arreglo yo, que soy ingeniero. En mi época universitaria se solía decir que “el que no vale para otra cosa, vale para estudiar magisterio”, hoy parece que todos valemos para pulular por las redes sociales profesionalmente. En cuanto el becario ha preparado todos los cafés de la oficina… a Facebook que va… a subir todos los productos de la empresa y espamear todo lo que pueda.

En fin… podría seguir pero creo que ya está bien de tanta ironía, que no falsedad, porque aunque en ocasiones no lo parezca, el Social Media es tan real como la vida misma.

Orlando Cotado Orlando Cotado es empresario emprendedor por vocación y amante de todo lo que tenga que ver con el marketing y las nuevas tecnologías. Ha co-creado dos empresas: Cartodesia y Ivan Cotado Diseño de Interiores. Escribe desde A Coruña en su blog El emprendedor primerizo, errando en busca del éxito.Tiene una página en Facebook, Emprendedor Primerizo, y un perfil en Google+.

Tagged with
  1. La verdad es que, al estar empezando en este mundo del Social Media, seguramente estaré cometiendo muchos errores, pero en general interpreto este mundo como lo expones: con sentido común. Me ha gustado lo que dices y lo he compartido. Igual no he sido el primero ni me importa, pero AL MENOS no estaré ampliando la densidad de basura cósmica (como le llamas).
    Un abrazo!

  2. Ciertamente el concepto de las redes sociales y todo lo que implican está en boga e imagino lo estará estando durante mucho tiempo. Estoy de acuerdo en todos los puntos que has mencionado en tu artículo. Hoy en día todos queremos estar en todos los sitios, utilizar el mayor número de herramientas posibles, y si sale una nueva, allí que vamos a ver que es lo que puede aportar nuevo o es más de lo mismo.

    Todo el mundo sabe de Internet, de redes sociales, de posicionamiento, de hacer páginas web, de community management, etc. ¿Y quien no tiene al típico familiar informático que sabe de todo?

    Mi recomendación para los que empiezan es ir poco a poco. No intentar aprenderlo todo en dos días, ni estar en todas partes a todas horas. Un poco de sentido común. Y sobretodo aprender a tener profesionalidad y hacer bien tu trabajo. Que nada se consigue en una semana. Es una labor compleja y un recorrido a largo plazo.

    Un saludo
    Ricardo

  3. me ha encantado el artículo. Al final, se trata de ser tu mismo, con tus valores y tu ética. Digamos q las redes sociales son…nuestro reflejo digital 🙂 Y si en la vida real eres una persona que actúa con falsedad, lo serás tb en redes sociales y viceversa. Sé autentico, es mi humilde consejo 🙂

Comments are closed.

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!