5 pasos para administrar tu nuevo negocio

Una de las tareas más complicadas de emprender un nuevo negocio es poder administrar adecuadamente el proceso, porque si bien es cierto que puede tenerse un personal a cargo, el primer encargado siempre será aquel que es dueño de su negocio.

Emprender es una de las cosas más difíciles que puedan hacerse, porque implica tomar una decisión que puede dar un vuelco a la vida. No obstante, hacerlo no es imposible y por ello son muchos los que han animado a recorrer este trayecto. Sin embargo, una de las tareas más complicadas de emprender un nuevo negocio es poder administrar adecuadamente el proceso, porque si bien es cierto que puede tenerse un personal a cargo, el primer encargado siempre será aquel que es dueño de su negocio.

5 pasos para administrar tu nuevo negocio

 

Además, no se habla simplemente de administrarse económicamente, sino que este término se maneja en diversos ámbitos, porque se trata también de manejar el negocio de forma general. No obstante, es la primera de estas, la que mayormente se hace complicada, algunas veces por desconocimiento del tema y otras porque no se tiene el interés suficiente en estos asuntos.

Sea que hayas comenzado el negocio desde cero, asunto sobre el que el portal Gananci habla, o que te hayas incorporado cuando ya existía, administrar puede ser muy sencillo si se hace una lista de pasos para aprender o se sigue un orden para la misma, comenzando desde lo micro a lo macro. Sin embargo, por esta razón, a continuación te presentaremos cinco pasos o consejos que te servirán para administrar perfectamente tu negocio.

1. Establece bien las cuentas

Lo más recomendable es llevar las cuentas por separado, de manera tal que tengas bien identificadas cada una de ellas. Muchas veces se comete el error de llevar en una misma libreta o archivo web todas las cuentas realizadas, lo cual es inadecuado, dado que cualquier problema, no podrá atacarse con la mejor de las solvencias.

Además de ello y lo más importante es separarlo de las cuentas personales. Debe tenerse en cuenta que son cosas muy distintas las cuentas de la empresa y las propias, por lo que se aconseja no juntar ambas en una misma cuenta bancaria. Como es bien sabido hacer uso de las dos indebidamente es el primer paso para el fracaso del negocio.

2. Mantén un orden

Precisamente para llevar una buena administración es totalmente fundamental el orden puesto que, si este requisito no se cumple es probable que todo se convierta en un caos. Esto le permitirá tener un mejor acceso a las cuentas cuando lo requieras y será más fácil obtener una solución ante la presencia de cualquier problema.

Además, esto contribuye a establecer bien las cuentas, lo que es y será la base del negocio. No hay que olvidar que es precisamente la buena administración de las finanzas lo que va a permitir a su negocio salir a flote o por lo menos, no venirse abajo.

3. Lleva un control

No solo es necesario que haga listas del dinero gastado e invertido, sino que también es preciso que contabilices todo lo que entra o sale del negocio. Todo aquello que funciona en el negocio debe estar por sentado. Esto es principalmente porque es de esta manera no se pasará nada por alto y se ahorrarán dolores de cabezas por olvidar las cosas. Además, eso evitará desconfianzas con sus empleados porque tendrá la total seguridad de que lo registrado es lo real.

Es decir, hay que llevar un control de qué producto se vendió, cual se adquirió, y todos los datos necesarios. Incluso, esto te permitirá más estabilidad porque no tendrás que sufrir por inventarios infinitos de última hora. Haciendo esto, tendrás un buen manejo de las cuentas y los procedimientos. Además, esto evita que falte alguna mercancía ya agotada por reponer y sea de tu desconocimiento o te tomes por sorpresa.

4. Define los procedimientos de registro

Muchas veces las formas de anotar las estadísticas y llevar el control económico se hace mediante libros de datos físicos. Aunque esto se debe a múltiples factores válidos, como por ejemplo que al emprender quizás no se cuente con suficiente capital para invertir en maquinaria, esto sin duda le quita rapidez y desmejora el funcionamiento.

No obstante, teniendo cuenta las razones, lo más aconsejable es anotarlas primeramente en el libro y luego pasarlas a digital con tiempo. De esta forma, podrás tener un acceso más rápido y con mucho más orden, lo cual es preciso para conseguir el éxito en estos casos.

5. Hay que educarse en el mundo de las finanzas

Si bien es cierto que la mayoría de las veces se cuenta con alguien que esté a cargo de las finanzas de la empresa, deben tenerse conocimientos básicos de la misma. Primeramente, esto es necesario para evitar desfalcos o la imposibilidad de resolver cualquier inconveniente y segundo, porque al fin y al cabo esa es tu empresa y el encargado es quien debe velar por la integridad de la misma.

Si eres el representante, no puedes simplemente desentenderte de la actividad financiera. Además, adquirir estos conocimientos te permitirá expandirte en un futuro y te hará adquirir habilidades de cómo desenvolverse ante posibles problemas. Así, podrás tener soluciones inmediatas y eficaces cuanto se necesite en el mundo económico de la empresa, pero sobre todo, pero sobretodo, para ello hay que mantener una actitud positiva, necesaria para ser exitoso.

 

Edith GomezEdith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!